La resistencia del concreto armado es 10 veces superior a la de fibra de vidrio.

No se calcina, ni se degrada como este último. Y su inversión no pierde plusvalía a través del tiempo.

Durabilidad
El costo inicial pudiera ser un poco mayor sin embargo, muchos propietarios optan por instalar una piscina de concreto en vez de una de fibra de vidrio o forrada de vinilo por su durabilidad. Las de concreto armado son generalmente más fuertes y resistentes, ya que están construidas con las características específicas que requiere.
Las de fibra de vidrio y revestimiento de vinilo suele tener sólo de 20 a 30 mm de espesor, por lo que fácilmente puede rasgarse o romperse, la fibra de vidrio se degrada con el tiempo lo que no sucede con la construcción en concreto armado. Además, las de fibra de vidrio y vinilo forrados son más propensas a tener fugas y daños estructurales que las de concreto armado.

default-ds-photo-getty-article-189-171-87542400_XSFlexibilidad del diseño
Una de las ventajas más significativas de una piscina de concreto armado sobre una piscina de fibra de vidrio y vinilo forrado es su flexibilidad de diseño. Las piscinas de concreto armado se pueden construir del tamaño o forma que el dueño lo desee y son ideales para los lugares con características irregulares en jardines u otros desafíos en su construcción. Se puede añadir un conjunto de características de diseño, como una entrada a la playa, el borde invisible, la cornisa para broncearse y la disposición de rocas como cascadas. Las paredes de una piscina de concreto armado también pueden estar revestidas con azulejos u otros materiales decorativos para lograr un estilo más inusual y elaborado. Además, los accesorios, como bancas, escaleras, toboganes y trampolines son relativamente fáciles de incorporar en el entorno de una piscina de concreto. Aunque a las de recubrimiento fibra de vidrio normalmente no es posible ya
que son realizada en moldes con tamaños específicos y las de vinílico se las puede construir en una variedad de formas y tamaños sin embargo el vinilo es propenso a requerir mayor mantenimiento y riesgo de daño, por ello no son por lo general las candidatas eficaces para construir otras características de diseño y son una elección pésima si se piensa integrar rocas en el diseño ya que la textura áspera de la rocas puede causar daños en el revestimiento de vinilo.

Mantenimiento menos frecuente
Debido a que la fibra de vidrio y el vinilo son propensos a las pérdidas, rasgaduras, decoloración y arrugas, una piscina forradaproceso-de-construccion-de-alberca-3_15323 por lo general requiere de un revestimiento nuevo cada 5 a 10 años. Sin embargo, puede requerir el reemplazo con más frecuencia si una rama se cae dentro de la piscina durante una tormenta o si un objeto de roca o de otro material fuerte, se cae accidentalmente al agua. Una piscina de concreto armado requiere de renovar el recubrimiento (azulejo) con el tiempo también, pero por lo general puede tardar de 10 a 20 años antes de que se necesite. En algunos casos, no es necesario tratar la superficie por completo. El mantenimiento con parches se puede hacer en las zonas donde el recubrimiento (azulejo) se haya dañado. Cuando un revestimiento de fibra de vidrio y vinilo experimenta un problema, por lo general debe ser reemplazado todo el forro.

Mayor valor de reventa
economc3adaCuando llegue el momento de poner una casa en el mercado, una propiedad que cuenta con una piscina de concreto normalmente tiene un mayor valor de reventa que una con una piscina de fibra de vidrio y vinilo. En particular, una piscina forrada puede poner en peligro el valor de reventa de una casa si el forro no ha sido reemplazado por más de 3 o 4 años. Los posibles compradores pueden pedir que reemplaces el revestimiento antes de la venta o te bajen el precio de su oferta para cubrir ese costo.