800 2202 282 | 3338121288 | WhatsApp: 3310428208 ventas@acuatecniagdl.com
33 1892 7035

El agua de las piscinas y spas es un elemento de un sistema abierto, expuesto al medio ambiente, aire, contaminación, rayos solares y subproductos de la sociedad tales como fertilizantes y eliminadores de hierba.
Una porción de este sistema abierto incluye a los usuarios –más ciertos días, menos otros.
No importa que tan diligente sea el operario o técnico de piscinas con respecto al control de la calidad del agua, habrá días en los que el agua de la instalación no cubrirá los estándares esperados. Este capítulo estudiará muchos de estos temas relacionados con la calidad del agua.

Dosificación de Químicos

El mantenimiento de la química del agua de las piscinas requiere que se agreguen químicos y cantidades adecuadas de los mismos al agua de la piscina o spa, algunas veces diariamente. Este proceso no tiene que ser complicado y puede convertirse fácilmente en un proceso operativo rutinario.

El primer paso en cualquier cambio químico es determinar si es necesario llevar a cabo el cambio. Esto se logra evaluando químicamente el agua de la piscina o spa en comparación con un estándar. Luego el operario de piscinas calcula la cantidad correcta de químicos necesarios para realizar el cambio.

El estándar usado para la evaluación por lo general es el código de salud pública local.
Cuando realice cambios químicos directamente en el agua de la instalación, siempre siga las normativas locales y estatales. Los códigos pueden requerir que cierre la instalación por un ciclo de rotación después de agregar manualmente químicos. La adición manual de químicos se realiza mucho mejor cuando la piscina está cerrada para garantizar que los niveles químicos se encuentran nuevamente dentro de los niveles permisibles antes de volver a abrir la instalación. Siempre siga las instrucciones que se ofrecen en la etiqueta al momento de agregar químicos.

Abrir chat