El agua o ya filtrada, si bien se ve transparente, es muy probable que contenga contaminantes que pueden provocar su descomposición, daños a las instalaciones o infecciones a los bañistas. La sola filtración no elimina bacterias, virus, hongos, algas, sudor, orina, cosméticos y otros contaminantes. Todo esto se elimina de inmediato a la vez que se obtiene un agua cristalina y químicamente pura utilizando TRICLORO, el mejor desinfectante y algicida y el más utilizado a nivel mundial.